viernes, 10 de mayo de 2013

Post invitado: Primera Comunión



Por Cachita Núñez 
93 años de literatur

La mamá le dice a la niña que va a hacer la Primera Comunión: "El traje de princesa que me pides te lo haré en carnaval”.


Para recibir al que paseó con pescadores a la orilla del lago de Tiberiades, te sirve el uniforme del colegio, es lo que ha de ocuparte. Piensa en El que ha de acompañarte el resto de tu vida.

El traje de princesa es pura vanidad. No olvides que Jesús vestía una túnica tejida por su madre. No olvides que era pobre, que fue clavado en la cruz. “Tengo sed”, dijo, y le dieron tan solo hiel y vinagre.

Tú sólo piensa en Dios, que no te ciegue la vacuidad del traje. El regalo mejor es recibirlo en tu pecho de ángel.

No enturbies el momento con una fiesta grande, ausente de limosnas, y guarda a tu Jesús en soledad y silencio. Y pídele el regalo de acrecentar tu fe y que el blanco más puro (no el del traje) se conserve en tu alma hasta que llegue el día de encontrarte con Él.

Parecías un lirio con tu uniforme azul de cuello duro, un velo basto de un blanco indefinido que con una goma se prendía a tu pelo. Lucías el atuendo de trabajo que te abrigó muchas horas de estudio.

En la expresión de tus ojos castaños adiviné la emoción del momento.

Tu pequeña figura se distinguió por la sencillez y la sobriedad de tu atuendo. Deseo que practiques la sencillez en todos los días de tu vida.

También la vida mía se apoyará en la tuya, báculo de mi vejez. No hagas casode mi bendición, sin valor alguno, pero sí lo tiene la sinceridad y amor con que te la brindo.

-------------------------------------
Gracias, abuela, por enriquecernos cada día, por tu amor, tu entrega y por tus sabias palabras. Gracias por tuy literatura. Tu nieta que te admira,Blanca
Publicar un comentario