martes, 7 de febrero de 2012

¿Quién me cuida a mí?


El bebé transforma la percepción y el comportamiento inconsciente de la madre ante una entrevista de trabajo. Está claro que, con la que está cayendo, entrar en el mercado laboral ya es una lotería. Pero, con un niño en la retaguardia, es probable que intervengan nuevas dudas y planteamientos vitales y profesionales. Horario, condiciones económicas, familiares, sociales y personales son ahora examinados con lupa por la entrevistada que se hace preguntas como estas: 

¿Merece la pena dejar a tu bebé con otra persona? 
¿Cuanto vale emocional y económicamente dejar a tu bebé?
¿Mi salario - el salario de la chica =? A veces el resultado de esta resta es de unos pocos euros.  
¿Guardería y probabilidad de enfermedades
¿Con quién se queda el niño si se pone enfermo?

¿Compensa llegar a casa a las ocho de la tarde? 
¿Cuántas horas estaré con el niño despierto a lo largo del día? 
¿Y si planteo a la empresa un horario más flexible? 
¿Por qué en España no racionalizan los horarios de una vez por todas? Ésta sería para mi la mejor reforma laboral

¿Puedo no trabajar
¿El no trabajar es un lujo o un sacrificio?
¿Existe la auténtica conciliación o es una utopía? 
¿Y si trabajo como autónoma
¿Trabajar en casa o fuera de casa?
¿Lograré sacar horas en mi día a día materno? 

Cada madre se formulará estas y otras preguntas cuando se enfrenta la dicotomía familia-trabajo. Cuestiones q generan insomnio. Muchas se quedan sin resolver... 

Publicar un comentario