martes, 25 de septiembre de 2012

Quien te ha visto y quien te ve

Si tienes un bebé de los gordos gordos gordos, no te preocupes. Cuando el moflete parece que estalla, cuando los rollos de piernas y brazos alcanzan una compacta densidad, no te preocupes. El niño come y come mejor que bien. Tal vez llore entre cuchara y cuchara mientras sostiene un pedazo de pan en cada puño. Lo mejor será utilizar dos cucharas. Al terminar el puré en menos de 3 minutos, vuelve el llanto desconsolado. Toca el yogur. Y para rematar, tal vez convenga darle una galletita para favorecer la armonía familiar.

Mientras el niño no camine, no hay que alarmarse. Cuando lo haga y pierda peso, uno se olvida de aquella circunferencia perfecta que fue la cara de su bebé. Y el bebé con los años se estiliza. 

Os pongo dos casos de interés. Las dos se llaman Ana, las dos fueron obesas antes de caminar y las dos, a los 18 años, se dedicaron a la moda. Viendo el antes y el después uno concluye: No hay que alarmarse pues. 


Antes  
 Después
Ana Anglada Pena (Dentista)




Antes
Después
Ana Blanco Bande (Fotógrafa)



Publicar un comentario