viernes, 6 de enero de 2012

Mi regalo de Reyes


Los Reyes Magos me han desvelado. Podría considerarse una faena pero prefiero creer que este es su mejor regalo. En mi vida es prácticamente imposible tener unos minutos de absoluta tranquilidad y justamente han sido los Reyes quienes me la han traído desde Oriente. Eso sí, tiene que ser nocturna porque, justo ahora, un tímido sonido procedente de la habitación contigua me acaba de recordar el porqué de este blog

Se llama Catalina y tiene 6 meses, 6 kilos, unos buenos mofletes y una sonrisa genial. Una tarde de Navidad, durante la semana que tuvo de vacaciones y de intensa convivencia con ella, su padre se preguntó: "Ahora que ya ha merendado y dormido la siesta, ¿qué se hace con ella?"

Aunque la pregunta parezca tonta y dé la imagen de un inexperto o mal padre, lo cierto es que me hizo mucha gracia y me dio qué pensar. Es verdad que ante un bebé a veces no sabemos qué hacer pero son muchas las cosas que le divierten, le ayudan a descubrir el mundo y a interactuar con él y contigo. 

De eso quiero tratar en este blog. Podría escribir sobre otras cosas tal vez más intelectuales pero mi universo ahora está centrado en ella por lo que mi mente no da para mucho más. No sé si seré todo lo perseverante que exige esta publicación, ni si encontraré más tranquilidades nocturnas como ésta pero espero no defraudar y ojalá este blog vaya creciendo tan bien como Catalina con el paso del tiempo. 

Publicar un comentario