lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Y la "mamá" de Juanito?




Era un niño muy especial. Tal vez el más especial del Hospital. Lo conocimos con tres meses de vida. Estaba solo aunque todos estaban pendiente de él. Fue el primer compañero de Catalina. Compartían box de incubadoras en la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario de Son Espases

Juanito no llamaba en ningún momento la atención. No quería molestar. Sufría. Estaba enfermo del intestino, los pulmones y la vista. Cuando lloraba, no se le oía. Tenía una cuerda vocal estropeada de tanta sonda que le habían puesto para alimentarlo.  Nació mal, muy mal pero luchaba con fuerza minuto a minuto para sobrevivir. 

Necesitaba algo más que las maravillosas atenciones médicas: el calor y amor de sus padres. Sin embargo, nunca les vimos por allí. A la que sí vimos fue a Yolanda, su madre de acogida.  Llegaba a las cuatro en punto de la tarde. Lo cogía en brazos, le hablaba con una ternura llena de paz y le daba su calor. Durante el tiempo permitido por el Hospital (4 horas diarias) disfrutaban del contacto piel con piel practicando el llamado "método canguro" (ya hablaremos de ello). 

Al cabo de cuatro meses, Juanito pudo salir del hospital. Yolanda se lo llevó a su casa. Su vínculo no será sanguíneo pero es tan fuerte como lo ha demostrado Juanito.

Actualmente en España hay 38.000 niños que necesitan ser atendidos fuera del ámbito familiar donde no reciben ni los cuidados ni el amor imprescindibles para su correcto crecimiento.

Desde aquí quisiera expresar mi admiración por mujeres como Yolanda y Montse que se entregan de forma desinteresada a estos niños. 
Publicar un comentario